La protesta en horas de la mañana por parte de los trabajadores del uno de los sindicatos del SEGAT, hizo que la atención se base en la solución de sus problemas laborales lo más pronto en favor de ellos.

Desde las 8:00 a.m., aproximandamente, decenas de trabajadores del Servicio de Gestión Ambiental de Trujillo (SEGAT) salgan a las calles y se dirijan a las afueras de la Municipalidad Provincial de Trujillo para solicitar que se les pague los bonos que se les adeuda y se les considere los beneficios que les corresponde en los meses de septiembre y octubre.

La llegada del regidor, Javier Aquino, no logró calmar la indignación de los trabajadores, quienes no dudaron en lanzar bolsas de basura en el frontis de la MPT y al propio expostulante a la alcaldía de Víctor Larco, tras la poca preocupación mostrada por las autoridades. «A las 10 ingresaremos a consejo y tocaremos este tema que urge en estos operarios», mencionó Aquino.

Los dardos de Arturo Fernández

La sorpresa la dio el electo alcalde de Trujillo, Arturo Fernández, quien no dudó en atacar a la organización política APP y al actual burgomaestre de la ciudad, José Ruiz. ¨La basura hay que dejársela en una de sus tantas casas«, dijo en primer término.

Por otro lado, el aún autoridad de Moche se refirió a las acciones que tomará a partir del 1 de enero del 2023 respecto a esta probemática que arrastra hace años. «Voy a empezar con la reducción del personal, voy a botar a esas vagos que están en su escritoro mirando la pantalla de su computadora y que han hecho campaña política en horarios de trabajo», exclamó el autor de los huacos eróticos en Moche.

Suscríbete y recibe nuestro boletín de noticias

* indicates required

Los calificativos no cesaron tras catalogar al actual personal de la MPT como «mafiosos y rateros». ¨Yo voy a actuar con la gente. Se acabó, yo vengo donde Dios me pone y pongo el pecho. Si el ciudadano me trae pruebas de que un funcionario est corrupto, lo boto a patadas», expresó y finalizó Fernández a los obreros que permanecían en la protesta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *