El nuevo presidente del directorio de la Sociedad de Beneficencia Pública de Trujillo (SBPT), Eduardo Castillo Bazán, reveló que existe un déficit de más de 229 543 soles en el manejo de las áreas productiva de la entidad.

Las irregularidades se presentaron en áreas como el alquiler de cocheras, inmuebles, concesión del cementerio, servicios funerarios y otros. La gestión debió usar el dinero para pagar al personal, aseguró.

Respecto al cierre del comedor social San Martín de Porres, Castillo expuso que la Dirección Desconcentrada de Cultura La Libertad indicó que la infraestructura del establecimiento era deficiente; por lo que no podía seguir funcionando. “Tampoco existe un proyecto de casa refugio para personas en estado de abandono”, dijo.

El actual presidente de la entidad manifestó que existirían 25 contrataciones irregulares de la institución educativa “Hermanos Blanco”, bajo la administración de la beneficencia; ya que aparte del déficit presupuestario del colegio por las deudas de los padres, también existe un exceso de personal.

Por otra parte, el expresidente de la Beneficencia, Constante Traverso, aseguró tras finalizada su gestión dejó un millón de soles para el centro educativo “Hermanos Blanco”; además de 800 mil soles a la SBPT. “Tampoco hice contratación alguna, trabajé con los servidores que estaban laborando cuando inicié mi administración en la Beneficencia”, aseguró.