El centro poblado de Llagueda, en la provincia de Otuzco, fue escenario de un macabro crimen y es que cinco mineros ilegales fueron hallados asesinados al interior de una vivienda que alquilaban para cubrir su estancia en el trabajo.

De acuerdo a las primeras investigaciones las víctimas fueron ultimadas al promediar las 7.00 de la noche del último sábado 26 de noviembre. Las pesquisas policiales señalan que un grupo de sujetos armados llegó hasta el inmueble y derrumbaron la puerta violentamente. Al ingresar, amedrentaron a los ocupantes y una vez reducidos los acribillaron disparándoles reiteradas veces.

Los efectivos policiales de Otuzco al conocer el hecho solicitaron la colaboración de la población para llegar hasta la zona y proceder con el levantamiento de los cuerpos y su posterior traslado a la morgue de Trujillo para las diligencias correspondientes.

Debido a la brutalidad del hecho solo se han podido reconocer a dos de las víctimas que han sido identificadas como Elio Frank Sangama Alarcón (27) y José Bryan Soto Oblitas (23), quienes arribaron hace 20 días a Bagua Chica para laborar en una mina ilegal.

Los residentes de la zona declararon que se habría contratado a un extranjero para que cometa los asesinatos. Este sicario, una vez cometido el crimen habría sido asesinado también por la persona que requirió sus servicios.

El centro poblado de Llaugueda se ha convertido en un lecho de sangre y es que no es el primer homicidio que se reporta en la zona por la minería ilegal.

Suscríbete y recibe nuestro boletín de noticias

* indicates required