La municipalidad Provincial de Trujillo descubrió que muchos de los restaurantes que realizaban servicio de delivery en la ciudad; no contaban con el permiso correspondiente que garantice que los alimentos se realizan en buenas condiciones.

Seis locales fueron intervenidos; los cuales funcionaban como pollerias, chifas y pizzerias. El personal de de las subgerencias de Licencias y de Salud se encargó de evaluar estos establecimientos.

Uno de los locales intervenidos utilizaba una licencia a nombre de otra razón social distinta a la autorizada, por esta razón fueron sancionados.

Mientras que al resto se les notificó, informándoles que para realiza la actividad de venta por delivery se necesita una declaración jurada ante la comuna provincial; así lo estipula el decreto supremo n.° 009-2020-Produce.