Las enfermedades que afectan el sistema respiratorio se están desarrollando con mayor frecuencia, y en su mayoría estas enfermedades comparten ciertos síntomas. Por ello debemos estar alertas a las reacciones que tiene nuestro cuerpo.

El dengue y la chikungunya son enfermedades que padecía y continúa padeciendo gran parte de la población peruana, el COVID-19 es un virus que aún no tiene tratamiento y menos la cura. A estas se le suma la difteria, otra enfermedad de la que debemos cuidarnos.

Concepto

Infección causada por la bacteria Corynebacterium Diphtheriae.

Síntomas

Luego de aproximadamente dos a cinco días de haber adquirido la bacteria, el paciente presenta fiebre, dolor de garganta y pérdida de apetito. Además, en situaciones críticas, en la parte inferior de la garganta se produce una toxina gris o blanca, la cual dificulta la respiración y puede provocar tos seca.

Si esta toxina entra al torrente sanguíneo y desencadena lesiones al miocardio, inflamación nerviosa, complicaciones renales y hasta trastornos hemorrágicos.

Contagio

La transmisión de esta enfermedad es fácil. El contagio puede darse con el contacto directo con la persona infectada o con las gotículas producidas por personas con difteria. También, si cogemos objetos contaminados con la bacteria, podremos desarrollar difteria.

Tratamiento

Una inyección intravenosa o intramuscular que contenga una solución de antitoxina diftérica, acompañada por antibióticos que maten la bacteria. Esto permitirá que deje de producirse toxina gris o blanca y terminará con el contagio.

La Organización Mundial de la Salud recomienda la vacunación infantil en contra de esta enfermedad, para evitar riesgos de contraerla. Asimismo, resalta que el personal médico debe estar inmunizado para tratar a pacientes con difteria, ya que ellos corren mayor riesgo que la población en general.