A ritmos de cánticos, familiares de los hermanitos asesinados el último lunes en Alto Trujillo le dieron el último adiós.

El entierro tuvo lugar en el cementerio Jardines de la paz, ubicado en el distrito de Florencia de Mora y se realizó a las 7:00 a.m.

Debido a la cantidad de gente que asistió al velorio, el tránsito en las avenidas colindantes al cementerio tuvo que ser cerrada.

Por otro lado, debido al protocolo sanitario, el cementerio solo permitió el ingreso de cinco familiares directos para darle cristiana sepultura.

Familiares de los angelitos que fallecieron asfixiados por un adolescente de 16 años, solicitaron la pena máxima para el joven sicario.

“Queremos la sanción máxima para los asesinos de mi sobrino, no entendemos porqué tanta crueldad con unos niños, lucharemos hasta el final por una condena ejemplar”, señaló Nicolás Rosales Cisneros, tío de los menores fallecidos.

AYUDA SOLIDARIA

Un día antes, durante el velorio de los pequeños fallecidos, el empresario árabe Yaqoob Murabak se hizo presente, para brindarle el apoyo necesario a la familia.

El filántropo llegó al lugar junto a su socio mexicano Gilberto Rosas, y se comprometió a cubrir con todos los gastos del sepelio.

Asimismo, prometió el alquiler de una vivienda a los padres de los menores, quiénes manifiestan recibir constantes amenazas.

“Soy padre y me siento muy consternado por toda esta situación que esta familia vive en este momento. Dios los tenga en su santa gloria”, escribió Mubarak en sus redes sociales.