Según la Municipalidad Provincial de Trujillo, dio su brazo para torcer y luego de 21 meses de haber desalojado a los transportistas interprovinciales que ocupaban la terminal de Santa Cruz, por no tener autorización para trabajar allí, ordenó que puedan regresar a ese espacio.

Asimismo, en octubre de 2019, la comuna hizo cumplir la ordenanza municipal 036-2013, que establece que, dentro del segundo anillo vial, es decir, desde la Avenida América hasta el Centro Histórico, no puede haber terminales terrestres. Debido a este problema, la Gerencia de Transporte incluso le quitó la licencia de operación de la terminal.

Sin embargo, este problema ha provocado que los transportistas que cubren rutas a las provincias de Ascope y Virú ocupen extraoficialmente las vías cercanas a la terminal cerrada para recoger pasajeros. Esto provocó un caos en los vehículos de la zona.

Ante esta problemática, el presidente de la Comisión de Transportes del municipio de Trujillo, el regidor Hernán Aquino, indicó que el pleno del concejo aprobó el regreso de estos transportistas a Santa Cruz hasta que termine la pandemia. El retorno se daría en los próximos 30 días.

Finalmente, señaló que primero los comerciantes que fueron llevados allí tendrían que ser reubicados para poder vender sus productos durante la emergencia sanitaria. Además, se debe asegurar que el local se entregue una vez finalizada la pandemia para que la planta se pueda construir allí en honor a los 200 años de independencia del país. «Actualmente, la Saimt en la gestión de transporte está tramitando la licencia temporal para reanudar las actividades en la terminal de Santa Cruz hasta que pase la pandemia».