Personal de la Divincri se encargó de las investigaciones. Foto: La República

El lunes 3 de mayo en horas de la tarde, se registró nuevamente otro homicidio en el distrito de La Esperanza, en la provincia de Trujillo

La víctima fue un joven de 20 años, identificado como Manuel Alejandro Gavidia Mendo, el cual fue asesinado por unos sicarios en la urbanización Manuel Arévalo en La Esperanza. El joven se encontraba sentado en la parte del copiloto de un automóvil en el que había llegado a visitar a unos familiares lejanos y amigos de la zona.

Según algunos testigos, un automóvil blanco llegó al lugar y se detuvo a unos metros del vehículo donde se encontraba Gavidia Mendo. De esta unidad sospechosa descendieron dos tipos con armas de fuego, quienes se dirigieron hasta la ventana del copiloto, donde estaba el occiso.

Una vez que se encontraron cerca de él, dispararon repetidas veces, por lo menos diez balas impactaron en diferentes partes del cuerpo de la víctima. Luego de haber logrado su obejtivo los autores huyeron perdiéndose con rumbo desconocido.

Habiendo transcurrido unos minutos, los vecinos, que se habían puesto a buen recaudo, salieron de sus casas y vieron la macabra escena. Llamaron a la Policía, cuyo personal de Homicidios de la División de Investigación Criminal (Divincri) de Trujillo llegó al lugar y recogió evidencias. Por la forma tan sanguinaria que acabaron con la vida de Manuel Gavidia, se trataría de un ajuste de cuentas.