Por labor social, la Beneficencia de Trujillo acudió al llamado de José, un niño que se dedica a vender cañas de azúcar en las calles para recaudar dinero, porque desea ser operado de su pierna y poder compartir como todos los niños de su edad.

El padre del menor falleció y su mamá no se encuentra con él, situaciones que obligaron al pequeño salis y exponerse en las calles para conseguir dinero.

El gerente general de la institució pública, el Dr. Marlon Angulo, acudió esta tarde en representación de la entidad para brindarle apoyo consistente en: alimentos, prendas de vestir, una camita y un colchón.

Pero el regalo más grande e importante, es el inicio de sus terapias pre operatorias, pues lograron coordinar para que pueda ser evaluado por médicos especialistas para determinar cuál sería el tratamiento más idóneo para José, debido a que su caso es muy complejo.

?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *