Después de haber encontrado semienterrados los cuerpos de los dos hermanitos que desaparecieron la tarde del último lunes; su asesino confesó el horrendo crimen.

La división médico legal II de Trujillo sospecha que las causas de sus muertes serían producto de un ahorcamiento. En tanto, el joven de 16 años confirmó su participación en el asesinato, confesando que lo obligaron a realizar este crimen.

Asimismo, contó que no actuó solo, sino con la ayuda de otros dos criminales apodados “el gordo” y “el chamaco”. Se presume que este adolescente tendría participaciones en otros actos delictivos similares a este.

RECONSTRUCCIÓN DEL CRIMEN

Hoy por la mañana, la PNP trasladó a los adolescentes sicarios hasta el barrio 5B de Alto Trujillo, para la reconstrucción del asesinato.

En primera instancia los adolescentes asesinos indicaron a la PNP que llevaron con engaños a los niños hasta el medio de una quebrada, donde finalmente los asfixiaron.

Al lugar llegaron también médicos legistas y la fiscal para las respectivas diligencias del caso.

Por otro lado, la policía contó que ambos hermanitos se encontraban jugando frente a su casa, cuando fueran engañados por los adolescentes sicarios.

En tanto, el adolescente narró que, tras comprarle galletas a los niños, los llevó hasta la avenida donde se encontró con “Gordo” y Yenson Eslivan Zavaleta Luján, de 22 años, alias “Chamaco”, quienes, después, acabaron con la vida de los pequeños.

Allí fue donde finalmente, aprisionaron sus cabezas contra la arena para luego semienterrarlos vivos

Finalmente, el adolescente de 16 años contó que el tal “Gordo”, lo amenazó con atentar con su familia, sino trasladaba a los niños hasta la quebrada para darle muerte.

Los adolescentes sindicados en el horrendo crimen, serán puestos a disposición del ministerio público para recibir la sanción correspondiente.