En la ceremonia de izamiento de la bandera nacional en la plaza de Armas de Trujillo, discursó el gobernador regional, Manuel Llempén. Al comenzar se guardó un minuto de silencio por los héroes de la nación y las víctimas de la covid-19.

La autoridad resaltó que la lucha contra el coronavirus aún continúa por lo que pidió la unión de las autoridades e instituciones de la región. Mientras que en un pequeño mensaje de las redes sociales aseguró “Vivamos en paz, en unidad para salir adelante”. “Cada decisión que tomamos es pensando siempre en el bienestar y en la prosperidad de los dos millones de liberteños. Esa es nuestra misión de vida”, afirmó Llempén.

Al mismo tiempo, exhortó a la población a cumplir con las medidas de seguridad necesarias. “La responsabilidad de detener el contagio no está en manos del gobierno central, del gobierno regional, de las municipalidades, de los policías o del ejército. La responsabilidad de disminuir los contagios es de cada uno de nosotros, los ciudadanos, porque el virus se mueve con las personas. Ningún sistema de salud en el mundo ha podido soportar la vertiginosa velocidad de contagio y su letalidad. Por eso, hermana y hermano libertaño, no nos confiemos. Este virus mata, nos puede tocar a cualquiera”, manifestó.

También aseguró que se ha fortalecido al sistema de salud, sin embargo, el esfuerzo es insuficiente. Ello hizo que se recurriera a empresas privadas, las cuales ayudaron a salvar vidas. Durante el discurso se mencionó que la región lidera la lista de cantidad de personas vacunadas contra el neumococo y la influenza. De igual manera, la fabricación de ivermectina.