Los hechos ocurrieron a las 2:30 a. m., en pleno toque de queda, en el caserío de Zaraque, provincia de Virú. El joven había asistido a una fiesta de cumpleaños en la que los invitados no dudaron en consumir bebidas alcohólicas.

Luego de que las personas nublaron su juicio por el alcohol en su sangre, se desató una pelea. La víctima se involucró en el pleito y cuando parecía que todo estaba bajo control, un hombre sacó un arma de fuego de su cintura y disparó. Luego de que la bala hiriera el pecho de Segundo Jaime Aguilar Abanto de 27 años, el delincuente huyó.

Las personas auxiliaron a Aguilar, llevándolo al hospital de Virú, en donde certificaron su fallecimiento y aseguraron que Aguilar era positivo al covid-19. Los espectadores del crimen han reconocido al culpable y las autoridades ya están tras él.