Sin duda alguna, las clínicas privadas son establecimientos indispensables ante el colapso de los hospitales por la alta demanda de contagios por COVID-19.

Sin embargo, muchas de estas aprovechan, la desesperación y angustia de los familiares de pacientes por salvar sus vidas, para elevar sus costos por atención médica.

De acuerdo a ello, la señora Nelly Vásquez denunció que la Clínica San Pablo de Trujillo, le realizó un cobro por la suma 60 mil soles para la atención de su tío, quién lamentablemente falleció unos horas después de su internamiento.

«Mi tío ingresó a las 2 p. m. a la clínica porque se encontraba grave debido al contagio del COVID-19, pero falleció a las 4:00 a. m. del día siguiente. A pesar de su corta estadía, nos cobraron como garantía 60 mil soles», contó la denunciante.

No obstante, Vásquez y sus familiares se abstenieron a realizar el depósito total del monto, y solo dieron como garantía 40 mil soles a la clínica.

Insatisfechos del cobro excesivo por la breve atención del paciente, Clínica San Pablo exigió a los familiares de Vásquez, pagar la suma de 8 mil soles por el retiro del cadáver de su tío, sumando con esto, un abuso más por parte de la empresa médica trujillana.

«Para sacar el cadáver de mi tío nos solicitaron cancelar 8 mil soles, y lo pagamos porque a mi familia le urgía repatriar el cuerpo de mi tío a su tierra de origen, sin embargo la clínica hasta el momento no devuelve ni un sol de la garantía pagada», puntualizó Vásquez.

Finalmente, la denunciante amenazó con iniciar un proceso legal contra la clínica San Pablo, si esta no devolvía parte de la garantía cancelada.