A la gran problemática que existe tras la sobrepoblación de perrros y gatos en el país, se le suma el abandono por parte de algunas personas que piensan que las mascotas tienen un límite de tiempo para acompañar al ser humano.

Muchos ciudadanos comentan y difunden el maltrato animal que aún existe en los techos de algunas viviendas, ya sea por estar amarrados o por dejarlos sin comer por varios días, provocando llano y dolor.

Según la ley, el que comete actos de crueldad contra un animal doméstico o un animal silvestre, o los abandona, es reprimido con pena privativa de libertad no mayor de tres años.

De igual manera, con 100 a 180 días-multa y con la inhabilitación definitiva o temporal para la tenencia de animales, de conformidad con el numeral 13 del artículo 36 de la ley.

Si como consecuencia de los actos de crueldad o del abandono el animal doméstico o silvestre muere, la pena es privativa de libertad no menor de tres ni mayor de cinco años.