No lo ve claro. Para el exministro de Salud, Óscar Ugarte, considera que la decisión de levantar el estado de emergencia por la COVID-19 constituiría un intento para ocultar la denuncia contra el exministro de Salud, Jorge López:

Desde mi punto de vista, es una maniobra diversionista del Gobierno, porque uno de los argumentos es que se cubrió lo necesario en la vacunación, y eso no es cierto. La tercera dosis, que es un indicador importante, se ha estancado desde hace dos o tres meses”.

¿Cómo se puede tomar una medida de ese tipo cuando se acaba de anunciar la salida del ministro y no se ha designado a uno nuevo? Esto suena a un intento de tapar el escándalo. En algún momento había que terminar el estado de emergencia, pero este no es el momento”.

Por NTrujillo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *