La fe no desapareció. De 100 mil feligreses que ingresaban a Otuzco al año para venerar a la Virgen de la Puerta, ahora se registra que acuden aproximadamente unas 30 mil.

María le sonríe a la vida y no es para menos. La Virgen de la Puerta la curó de una agresiva leucemia y solo bastó creer en ella. Así como ella, miles de feligreses veneran a la ‘Mamita de Oruzco’ por un milagro y otros le agradecen por los milagros concebidos.

A tan solo 75 km al noreste de la ciudad de Trujillo, se encuentra la provincia de Otuzco con más de 25 mil habitantes, donde es epicentro de una de las mayores festividades religiosas que tiene la zona norte del Perú. Y es: La Virgen de la Puerta. Cuya historia data desde el siglo XVll con la llegada de los padres Agustinos a La Libertad. En 1942 el papa Pio XII le entregó el título de «Reina de la Paz Universal». A su vez, el 20 de enero de 2018, el papa Francisco la declaró «Madre de la Misericordia y de la Esperanza». 

Noticias Trujillo, conversó con el párroco de Otuzco, Ronald Gonzales, quien nos contó cómo nace la devoción a la Virgen de la Puerta. Y es que data desde hace más de 470 años atrás cuando los padres agustinos llegaron hasta la ciudad de Guadalupe ubicada en Pacasmayo trayendo una virgen que hasta ese entonces no tenía un nombre en especifico. Pero tras ya contar con la Virgen de Guadalupe, los padres optaron por llevarla  hasta la provincia de Otuzco, en donde fue ubicada en el antiguo santuario religioso. 

Los días pasaron, y pobladores se dieron cuenta que la virgen aparecía de manera milagrosa a la entrada de la ciudad de Otuzco. También, diversas versiones indican que durante una invasión de piratas, los pobladores rogaron que la ciudad no sea atacada, tras tantas súplicas, los piratas desistieron en invadir Otuzco. Y desde entonces nació el culto y la fe y cariño hacia la Virgen de la Puerta que se extiende por todo el norte del país.​

La pandemia:

Otuzco, capital de la fe, no fue ajena a los embates de la pandemia de la Covid-19 que ha cobrado la vida de más de 10 mil liberteños. Según el párroco Ronald, antes de la pandemia se tenía un promedio de hasta 100 mil turistas de todas partes del Perú y del mundo, quienes acudían a venerar a La Virgen de la Puerta. Hoy en día, la cifra se ha reducido hasta los 30 mil visitantes. Es decir, una reducción de un 70% a comparación del 2019. 

Suscríbete y recibe nuestro boletín de noticias

* indicates required

A pesar de ello, los más devotos recorren los últimos kilómetros de rodillas hasta llegar al santuario de la Patrona de Otuzco. Una vez ahí, intentan tocar el manto de la virgen para recibir su bendición.

Párroco de Otuzco, Ronald Gonzales, recalca que las actividades religiosas no se suspendieron pese a la pandemia de la Covid-19.

“Efectivamente, desde que yo asumí el cargo de párroco en Otuzco, el turismo se ha reducido considerablemente, de tener 100 mil habitantes durante la fiesta de la Virgen de la Puerta, ahora tan solo tenemos 30 mil. Esto es una reducción del 70% aproximadamente. Sin embargo, esto no ha sido impedimento para que se continúe con la festividad. Lo que sí se ha suspendido eran las fiestas sociales”, indicó el párroco Ronald Gonzales Estevan. 

Testimonio de fe:

Maribel de 60 años perdió a su esposo en un accidente de tránsito hace años, desde aquel momento, ella cayó en una depresión severa. Decidió ir hasta Otuzco en donde pidió a la Virgen de la Puerta que la ayuda en salir del cuadro depresivo, Finalmente, lo logró. Ahora, va todos los años a venera a la «mamita de Otuzco» como es conocida popularmente la virgen.

Salvó de morir:

María de seis años quien fue diagnosticada de leucemia y un problema de insuficiencia renal, fue hospitalizada en el Hospital Regional de Trujillo. Su estado de salud era muy crítico. Los médicos solo le daban poco tiempo de vida. Pese a ello, su madre llegó hasta la catedral de Otuzco en donde pidió a la virgen la recuperación de su menor hija.

Meses después. el padre de la iglesia de Otuzco, recibió una grata noticia, la madre de la menor llegó hasta la capilla en donde le contó que su hija se había curado del cáncer de sangre. Los médicos se encontraban sorprendidos, puesto que la menor ya estaba desahuciada. Dejando como evidencia el “milagro”, la madre le entregó el certificado de salud de su hija al padre Ronald Gonzales. 

Como constancia del testimonio verídico, la madre de la menor dejó certificados médicos al párroco Ronald Gonzales.

“Una de las experiencias que me ha tocado vivir aquí en Otuzco, es el caso de una niña de seis años quien padece de leucemia y problemas al riñón. Me acuerdo cuando llegó su madre a pedir por la recuperación de su hija. A pesar de todos los pronósticos negativos que le habían dado los médicos en la ciudad de Trujillo, la menor se curó del cáncer. Su mamá volvió con los certificados médicos en donde efectivamente se había curado”, contó el padre de Otuzco, Ronald Gonzales.

Por último, la importancia de la Virgen de la Puerta para los pueblos norteños es retratada de manera especial a través de una columna de opinión de Miguel Ángel Rodríguez Mackay en el Diario Correo titulada “Virgen de la Puerta de bicentenario”.

Por

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *