Desafían a la muerte. Los vecinos de la urbanización Chimú, en Trujillo, participan de diversas fiestas nocturnas como si nada debido a la inacción de las autoridades. Es decir, el cuerpo de Seguridad Ciudadana del municipio de Trujillo no llega al lugar tras las múltiples llamadas de emergencia.
Según el alcalde vecinal, Wilfredo Casanova Pérez, los ciudadanos no respetan el toque y varios jóvenes caminan en la vía pública caminando con bebidas alcohólicas en las manos. Pero, este no es el único problema que atraviesa el sector. La basura se encuentra en cada esquina y la responsabilidad recae en los vecinos, quienes incumplen el horario de recojo de la misma.

Fiestas Nocturnas
A pesar de las reiteradas llamadas telefónicas de quejas de los vecinos con el serenazgo, por las reiteradas fiestas que celebran, generando desorden los fines de semana, ellos no se manifiestan, por lo que causa incomodidad y malestar a muchos del sector, Los irresponsables hacen de la suya, sin respetar el toque de queda y distanciamiento social.

Incumplen horario de recojo de basura
Según las declaraciones de una vecina de la zona, Gremilda Pastor, manifestó que muy aparte de la interminables fiestas, un tema de prioridad es el desorden del arrojo de la basura en las horas no establecidas, ya que el carro de la basura pasa todos los días a las 7 de la mañana. «Es un dolor de cabeza para muchas familias que salen a hacer deporte en los parques, pasear a sus mascotas o incluso hasta cuando los niños salen a jugar, los cestos de basura arrojados por las calles, lo que al día siguiente amanece lleno de moscas».

Sin un debido control de responsabilidad, a pesar de los diferentes anuncios ubicados en los parques para que no arrojen basura y respeten la hora en que se debe sacar.

Se hace un llamado de urgencia a las autoridades de la zona para que se acerquen a la Urbanización Chimú a realizar operativos y frenar las fiestas a altas horas de la noche. Asimismo hacer un llamado de conciencia a los pobladores de Chimú que respeten el horario de recojo de basura, para así evitar tantos enfrentamientos entre vecinos y las posibles enfermedades que podría generar, puesto que antes el barrio era más limpio y ordenado.