Intervenidas a altas horas de la madrugada cuando libaban licor y bailaban en una fiesta COVID-19 que se realizaba en una discoteca de la ciudad, incumpliendo el toque de queda.

La intervención se realizó al promediar las 3:30 de la mañana en una discoteca llamada Maroma, que se ubica en la avenida Túpac Amaru, al costado del Cementerio General de Miraflores.
Los agentes policiales, en conjunto con el personal de Seguridad Ciudadana de Trujillo y diversas áreas de la Municipalidad Provincial de Trujillo, llegaron al lugar donde los irresponsables ciudadanos fueron sorprendidos incumpliendo las normas dictadas por el Estado para frenar el avance de la nueva variante.
“No estamos hablando de cualquier local, porque este local ha sido intervenido en muchas ocasiones. A simplemente vista se da cuenta que no se cumple con ningún estándar en el tema de protocolos de bioseguridad en el marco de la pandemia. Por lo tanto, este local sobrepasa de manera excesiva su aforo que está permitido por resolución ministerial de Salud», indicó Carolina Velasco, prefecta regional de La Libertad, en declaraciones para Enfoque Ciudadano.


En lo que va del año, muchos covidiotas son intervenidos, en su mayoría no portan mascarilla y algunos se resisten ante la ley, e incluso tratan de querer escapar y faltar el respeto a los oficiales policiales.

Vía: Correo