A inicios de enero del 2023, el alcalde de Trujillo, Arturo Fernández, decidió distribuir contendedores de basura por los diferentes sectores de la ciudad de Trujillo, sin previa autorización del Consejo municipal, donde la iniciativa fue aplaudida y al mismo criticada por los ciudadanos y autoridades. La decisión no fue bien recibida porque se considera que no ha habido un estudio técnico para la distribución adecuada de los contenedores, donde alguno de ellos fue ubicado en la Plaza de Armas de Trujillo, pero finalmente esta semana fueron retirados.

Por otro lado, hay un problema con los contenedores al momento de sacar los residuos, debido al peso y gran volumen. Donde, los trabajadores del Segat recogen la basura de los contenedores con mantas ante la falta de maquinaria especializada. Además, hacen un sobresfuerzo y exposición para vaciar los contendores y luego subir al camión recolector, ocasionando problemas con la salud, debido al contacto directo con la basura, donde algunos contienen moscas y gusanos.

Por otro lado, el burgomaestre trujillano sigue firme en su decisión y ha criticó a los ciudadanos por no saber arrojar los residuos en los contendores, donde asegura que eso viene de anteriores gestiones ediles “Ciudadanos no valoran ni están educados por la culpa de la ignorancia de anteriores gestiones“.

Finalmente, se observó que algunos vecinos han tenido que ingeniarse para mejorar el recojo de la basura de los containeres, donde han implementado unas estructuras para levantar el deposito y facilitar la labor del Segat porque la ciudad de Trujillo no cuenta con máquinas especializadas para el correcto recojo de los residuos de los contenedores.