El organismo solicitó información a la municipalidad sobre las obras que ejecuta en varias arterias de la ciudad para implementar la ciclovía.

Tras la implementación de la red de ciclovías temporales en Trujillo, la Defensoría del Pueblo requirió información al municipio porque éstas generan congestión vehicular. En efecto, aumenta el riesgo de accidentes de tránsito en algunas avenidas, situación que amerita algunos ajustes a fin de materializar un mejor proyecto.

Aunque la Defensoría del Pueblo saludó la implementación de las ciclovías, puesto que en el contexto de la pandemia por el COVID-19, es importante el desplazamiento seguro y con distanciamiento físico, empleando vehículos no motorizados; la institución también expresó su preocupación pues el Colegio de Arquitectos de La Libertad ha comunicado al municipio provincial de Trujillo una serie de observaciones a la obra.

Entre ellas, destacan que no debe tomarse el carril de la izquierda, como se está haciendo actualmente en algunas vías indicadas en el Proyecto de Implementación del Sistema de Ciclovías de Trujillo. Además, se debe tener en cuenta que las rutas arteriales y colectoras en donde se implementan las ciclovías deben mantener como mínimo dos carriles por vía para evitar la congestión vehicular.

Del mismo modo, dicho ente técnico ha recomendado que el trazado geométrico de las vías sea lo más uniforme posible, para así evitar accidentes de tránsito. También refirió que no se deben reducir los carriles de 2 a 1 porque generaría más congestionamiento vehicular y peligro. Por lo que se debe reconsiderar la ubicación de la ciclovía al lado del carril más lento, es decir a la derecha y junto a la berma central para evitar accidentes.

Cabe precisar que la Resolución Ministerial N° 0694-2020-MTC/ 01.02, que aprueba la “Guía de Implementación de Sistemas de Transporte Sostenible no Motorizado”, establece que en una vía arterial, tal como la avenida América Sur, la medida mínima en cada carril es 3,00 m, (2 carriles= 6,00 m); sin embargo, en la ciudad de Trujillo hay tramos de dos carriles que tienen medidas variadas y que no cumplen con lo estipulado en la citada norma.

Ello sucede, por ejemplo, en las avenidas Miraflores y Larco, donde se ha reducido de dos a un solo carril para implementar la ciclovía, generando cuellos de botella que son peligrosos tanto para el ciclista como para quienes se desplazan en vehículos, pudiendo ocasionar accidentes de tránsito.

Frente a todo lo evidenciado, la oficina de la Defensoría del Pueblo en La Libertad solicitó a la municipalidad informar con urgencia las acciones que realizará en atención a las observaciones formuladas. Esto tiene como finalidad garantizar que el proyecto no afecte la libertad de tránsito, no genere congestionamiento vehicular y sobre todo, no implique riesgo para la seguridad de los ciclistas, peatones y personas que se transportan en vehículos públicos y privados.