Es una verdad que las enfermedades no distinguen por raza, sexo o condición económica. El síndrome de Down es una de estas enfermedades;  sin embargo, las personas con este síndrome pueden llevar una vida plena, en donde puedan desarrollar sus talentos. Esta vida será más fácil de lograr con el apoyo de la familia, amigos y el entorno, al igual que una atención médica adecuada.

Las personas que tienen este síndrome es a causa de que en la célula del cuerpo humano, existen tres copias del cromosoma 21. Ya que quienes no tienen este síndrome, en la célula de su cuerpo tienen 23 cromosomas (uno de cada uno). Así se forman dos tipos de células, de 46 cromosomas o de 47 cromosomas.

Al poseer 47 cromosomas en el núcleo de la célula humana se le llama mosaicismo, pues la persona desarrollará e síndrome de Down mosaico. Mientras que, quienes tienen 46 cromosomas en el núcleo de la célula humana, desarrollan el síndrome de Down por translocación.

Las personas con síndrome de Down mosaico tienen menos características del síndrome de Down, y solo el 1% de todos los casos de síndrome de Down son mosaicos. En el informe de la Sociedad Nacional del Síndrome de Down (National Down Syndrome Society), aseguran que los casos de síndrome de Down son en su mayoría de embarazos en mujeres menores de 35 años. Además, manifiestan que las mujeres que tienen más de 40 años tienen mayor probabilidad de dar a luz un bebé con síndrome de Down.

También, en el informe afirman que este síndrome se detecta en el nacimiento del bebé debido a sus rasgos físicos. Para poder confirmar este diagnóstico se realiza un análisis cromosómico. Antes de que nazca el bebé se pueden hacer exámenes para detectar este síndrome, una forma es  a través de la ecografía o un examen de sangre.