Y se sigue polemizando más el caso. La mañana del 27 de julio, los suboficiales PNP Jeiser Amacifuén Tuanama y Johnny Chávez Montañez, de la comisaría de San Andrés, llegaron hacia las oficinas del legislador debido a una denuncia formulada por Arturo Rodríguez, pareja de la mujer presuntamente secuestrada en la oficina del congresista. Rodríguez imputó a Freddy Díaz que no le permitía salir a su enamorada, quien era la secretaria del congresista.

Ambos efectivos fueron recibidos por el hombre quien se presentó como seguridad del legislador, el suboficial Percy Pineda, quien les comentó que no había nada fuera de lo común.

Ambos oficiales así lo declararon ante la fiscalía encargada de la investigación por abuso sexual por parte del parlamentario, en su oficina del jirón Azángaro. Un detalle que no contaban era que el efectivo Percy Pineda Toscano sabía que el congresista recién había salido de su despacho y que su secretaria no había llegado a salir del despacho.

Según lo declarado por Amacifuén, el seguridad de Freddy Díaz disuadió a los policías para que subieran el edificio: “En ese momento nosotros nos entrevistamos con el técnico de tercera Percy Pineda Toscano, quien nos indicó que no había escuchado algún pedido de auxilio de ninguna mujer. Nos indicó que si algo habría estado sucediendo, ellos ya habrían actuado. (…) En principio, nosotros ingresamos al edificio, nos quedamos en la recepción, y no ingresamos más allá porque había un efectivo policial en el lugar, quien, como indiqué anteriormente, nos refirió que no había escuchado algún pedido de auxilio”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.