Por: Edwin Rodríguez Tineo

Miles de jóvenes tomaron las calles de varias ciudades del país en rechazo contra la crisis política. Las decisiones mal tomadas por un gobierno golpista lograron que despertara la furia e indignación de los ciudadanos. Recuerdo aquella vez cuando los parlamentarios decían que el Poder Ejecutivo había perpetrado un acto golpista cuando Vizcarra disolvió el Congreso; sin embargo, la tortilla se volteó y ahora 105 votaron se trajeron abajo la administración de Martín Vizcarra y buscaron la forma de quedarse en el poder tomando decisiones de acuerdo a su conveniencia.

La excusa de los mal llamados padres de la patria es que Vizcarra tenía que salir del poder por incapacidad moral, pero en la Constitución Política del Perú dice que la vacancia tendría que ser por la habilidad de gobernar o incompetencia. Sabemos que nada de esto ocurrió sino fuera destituido por problemas de corrupción. La pregunta sería: ¿Vizcarra está en estado de coma o no tiene habilidad de gobernar? Las respuestas las tienen los 105 congresistas que, quizá ahora, después de marchas, no querrán siquiera dar la cara.

Son 6 días de marchas que se iniciaron de forma pacífica. Luego, al llegar la noche, los jóvenes, reclaman que ellos estaban en la Plaza San Martín coreando frases contra el régimen de Merino. De pronto, los policías comenzaron a tirar bombas lacrimógenas en medio del mar de gente. Estaba transmitiendo en vivo para Noticias Trujillo y comencé a salir de la multitud porque el ambiente se tornaba crítico.

A ello se le suma los disparos de perdigones al cuerpo de los manifestantes para despejar la Plaza Martín. El gentío salió despavorido y un grupo fue con dirección a la avenida Abancay con la intención de llegar al Congreso, donde se inició el enfrentamiento que dejó como saldo 2 jóvenes muertos. Nuevamente nos formulamos esta pregunta: ¿Quién dio la orden para lanzar bombas lacrimógenas en una marcha pacífica?

En el fondo, la responsabilidad recae en APP, UPP, Frepap, Fuerza Popular y Podemos, partidos políticos que se trajeron abajo el gobierno de Vizcarra para que Merino asuma la presidencia para intereses subalternos.

“Se metieron con la generación equivocada”, titular que expresa enteramente que los jóvenes sí tiene memoria y se evidenció en la organización de 61 colectivos del país. Comenzaron a reunirse por redes sociales y el resultado fue una marcha multitudinaria. En estos días, los políticos subestimaron el poder de una generación que lucha por su país y por una política democrática.

Para concluir, ahora los aspirantes a un cargo público tendrán que mirar con buenos ojos el electorado juvenil para llegar al poder. Están cansados de tanto político que prevalecen sus intereses en vez del país. También, cabe mencionar que las protestas dejaron decenas de heridos y un Ejecutivo contra la pared que terminó con la renuncia de 10 ministros. “No sé qué les fastidia”, dijo Ántero Flores-Aráoz, premier de Manuel Merino.