Por: Yolanda Goicochea Vega

Las alternativas del desvío del cauce de la quebrada de León causan controversia entre las autoridades. Conoce cuáles son las propuestas de solución que plantean el Colegio de Ingenieros de La Libertad, la Autoridad para la Reconstrucción con Cambios, Defensa Civil y de los pobladores de Huanchaco.

Son, aproximadamente, 3 000 familias que viven alrededor del cauce de la quebrada, pese a que existe una ley que ordena al Estado y a la empresa privada no invertir en zonas de riesgo no mitigable. Sin embargo, los ciudadanos desconocen la norma y se instalan arriesgando, muchas veces, sus vidas. De lo contrario, no sería necesario la desviación de las quebradas y la búsqueda de alternativas que no perjudiquen a la población.

Paso por los totorales

Una de las propuestas consideró que el cauce de la quebrada pase por los totorales. La totora es una planta en peligro de extinción, que crece de manera silvestre como cultivada en las lagunas, zonas pantanosas, huachaques y balsares de la costa y sierra de Perú desde el nivel del mar hasta 4 000 metros de altura.

Los pescadores artesanales dependen de la totora, pues con ella desarrollan su actividad y elaboran los famosos caballitos de totora, que son embarcaciones diseñadas para transportar a un pescador y sus aparejos, siendo a su vez parte de la cultura Mochica y Chimú en tiempos ancestrales.

Esta alternativa de desvío del cauce consideraba que el primer ramal circule por los totorales, en la medida que hacían los estudios técnicos del proyecto para ver cuál es el más viable. Esta propuesta planteaba que un canal desemboque por el Tablazo, pero aún no estaba bien estudiado.

Sin embargo, causó expectativa en los totorales de Huanchaco. Por esa razón, el Colegio de Ingenieros de La Libertad planteó esa misma alternativa, pero más técnica para que descargue a 3 kilómetros más al norte de los totorales, para que no afecte a esta especie.

Esta alternativa surgió, de acuerdo al colegio profesional, debido a que el cauce natural que desciende por el hotel Bracamonte sería muy pequeño y por ahí no discurriría todo el agua que se genera por las quebradas de Huanchaco.

Nueva propuesta de Colegio de Ingenieros

Por tal motivo, el Colegio de Ingenieros da una nueva propuesta, que es construir un canal artificial donde una parte se desvía por El Tablazo y lo demás por el cauce Bracamonte (cauce natural).

El canal artificial que iría por El Tablazo empezaría desde el encuentro de las dos quebradas: la Cumbre y León. Ahí mismo se añade un ‘partidor’, de tal manera que un poco de las aguas discurra por el cauce natural y la diferencia por el nuevo canal. Serían 50 metros cúbicos por segundo en el canal artificial, con un promedio de ancho de 30 metros, con 7 km. aproximados. Costo aproximado: S/120 millones para la quebrada S/520 millones, respectivamente.

“Como colegio de Ingenieros no tenemos ningún interés por alguna solución especial, simplemente buscamos la opción más técnica y la que ahorre dinero y no cree problemas sociales”, afirmó el ingeniero Godofredo Rojas Vásquez.

Propuesta de la ARCC

Por su lado, el gerente del proyecto de Dirección de Soluciones Integrales de la Autoridad para la Reconstrucción con cambios (ARCC), Antonio Torres Ramírez, comentó sobre la propuesta en una reunión para ver avances de estudios Quebrada de León ARRC – Empresa Contratista.

«Lo que se busca es ordenar las aguas en la parte alta, encausarlas y llevarlas al mar. Hoy en día tenemos un cauce natural que va por el costado del aeropuerto y sale por Bracamonte, desde nuestro punto de vista inicial este no soportaría, por eso buscamos otro posible complemento de salida», expresó. 

Foto: Randy Reyes

Postura de los pescadores

La Asociación de Pescadores del Balneario de Huanchaco levantó su voz de propuesta y por ello llegó hasta la Plaza de Armas de Trujillo para oponerse rotundamente al desvío de las quebradas por los totorales, ya que es una especie en peligro de extinción.

A raíz de ello, los proponentes y ejecutores modificaron la ruta del agua a 3 km. de los totorales, más al norte; sin embargo, Percy Valladares, vicepresidente del Comité de Gestión para la Reglamentación de la Ley 30837, dijo que hay una norma que protege a los totorales y consideró que es mentira que no dañara ningún totoral, ya que la naturaleza no es controlable.

«Dos cosas: la primera es respetar el cauce natural de la quebrada, en este caso, parece que no lo van a hacer. Y esa agua poder utilizarla para riego y para turismo. Sin embargo, tampoco están tomando en cuenta esta alternativa», dijo Valladares.

Hipólito Cruchaga, jefe de Defensa Civil de La Libertad

Defensa civil opina que debe seguir ruta natural

Por su lado, el jefe Indeci, Hipólito Cruchaga, aseguró que la propuesta técnica viable es la del cauce natural, por hotel Bracamonte, para ello se deben retirar a las familias que viven a su alrededor. “Las personas que habitan en el cauce de las quebradas si van a tener que ser retiradas sí o sí “, sentenció.

Afirma que hay una ley que dice que el Estado ni la empresa privada puede invertir en zonas de riesgo no mitigable, pero, lamentablemente, las personas que invaden desconocen la ley, el marco legal y no hacen caso a las municipalidades.

Sin embargo, tienen que retirarse porque en primer lugar no va haber servicio, el Estado no puede invertir, en segundo lugar la municipalidad debe actuar y en tercer lugar tendrá que usar la fuerza pública si estos se resisten.

Foto: Eduardo Goicochea

El desvío a 3 km. de totorales

Con respecto a la propuesta del desvío a 3 km de los totorales, Cruchaga señala lo siguiente: «Eso atentaría con parte de la historia de los Mochicas y Chimú. Esto no esta contemplado». La ARCC le confirmó al jefe de INDECI que el expediente se está terminando con todos los anexos este mes y que las primeras obras ya se iniciarían en noviembre», agregó.

Por su lado la ARCC dijo: «Tomamos en cuenta la propuesta del Colegio de Ingenieros; sin embargo, se busca la solución integral en todas las especialidades. Entonces, definitivamente si tomamos en cuenta el estudio técnico y social, encausar las aguas hasta la desembocadura. Con esto se garantiza el menor daño posible a la infraestructura resistente.»

Para finalizar, aún se encuentran en la etapa de dar alternativas de posibles proyectos de solución para el colapso de las quebradas en un posible Niño Costero como el del 2017. Nada está dicho aún hasta que no cierren el plan del proyecto. Sin embargo, se encuentran divididos los ciudadanos huanchaqueros, los cuales se niegan a aceptar las alternativas de ARCC y del Colegio de Ingenieros, debido a que aseguran que ninguna alternativa los satisface, pues no consideran que sea una solución real.