El oxígeno es muy necesario en muchos pacientes infectados por COVID-19. Su gran demanda ha causado escasez y hasta los hospitales no logran obtener la cantidad que necesitan para todos sus pacientes. Según declaraciones de Federico Corzo de la Defensoría del Pueblo, en el hospital regional hay alrededor de 10 ventiladores en perfecto estado pero, no son usados por falta de oxígeno.

Este hospital cuenta con su propia planta de oxígeno, la cual por su mal estado se dejó de usar hace largo tiempo. A causa de esta realidad, las autoridades intentaron arreglar la planta con ayuda expertos. Sin embargo el gobernador regional, Manuel Llempén, declaró que “Había la intensión de darle el mantenimiento a una planta que hay en el Hospital Regional. Así apoyar con cilindros a la población de manera gratuita. Luego de que los ingenieros metalúrgicos, han hecho el diagnóstico respectivo, su costo de reparación es elevado. Sale igual que adquirir una nueva”.

La situación cada vez se ve más crítica a pesar de la instalación de la planta de oxígeno en Laredo. Las distribuidoras han comunicado su desabastecimiento del requerido insumo para este fin de semana. Hay que recordar la confirmación de la instalación de dos plantas, una aprobada por la Municipalidad Provincial de Trujillo (MPT) y la otra por el distrito de El Porvenir. Las cuales son la esperanza para muchos ciudadanos.