Una pesadilla vivió el pastor evangélico Juan Mallea Tomailla, cuando este realizó un servicio de taxi allá por 1993, sin imaginar que este servicio marcaría parte de su vida. Para ser más exactos, este hecho ocurrió el 1O de julio, cuando fue contratado por el periodista Juan Jara Berrospi para un traslado a Comas. Al llegar, tanto Jara como Mallea fueron arrestados como presuntos terroristas debido a que el hombre de prensa llevaba una copia del croquis donde se ubicaban las tumbas clandestinas de las víctimas del crimen de La Cantuta.

A l entonces taxista se le acusaba de ser el autor del croquis, como parte de un plan de Sendero Luminoso para atribuir al gobierno de este entonces la masacre de La Cantuta. Pocos días después de la detención, el 23 de julio de 1993, la Dirección Nacional contra el Terrorismo presentó a Juan Mallea, vestido en traje a rayas, y a otras personas como miembros del aparato de agitación y propaganda de Sendero Luminoso.

Dos días antes de la presentación de Mallea, el este había sido torturado en la sede de la Dincote, en la avenida España. Todo el tiempo reclamó que se equivocaban con él, pero en ese momento el régimen fujimorista invalidó la presunción de inocencia.

“Fue el 21 de julio a las dos de la mañana. Comenzaron los golpes. Primero una bofetada, luego me tiraron contra la pared y después me patearon hacia abajo. Cuando estaba yéndome hacia el suelo, me detuvo un rodillazo que me rompió la costilla, como comprobó después un médico. Yo vi quién lo hizo, di los nombres de los policías: mayor Tello y capitán Bonilla, pero no los anotaron” narró el pastor.

“Siempre declaré que mis torturadores fueron el mayor Tello y el capitán Bonilla. Así fueron identificados en el 93. Es el mismo Bonilla del GEIN. Él y Tello fueron los que me sacaron del calabozo a las 2 a.m. Discutieron con el guardia, quien no quiso abrir las celdas. Ahí fue cuando dijeron sus nombres y grados, mientras yo estuve encapuchado”, recordó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.