Según los familiares de las víctimas del nuevo coronavirus que fueron enterrados en fosas comunes cerca del kilómetro 18 de la carretera Iquitos-Nauta, región Loreto,  exigieron una vez más la exhumación de sus seres queridos.

Además, ellos señalan que el Gobierno Regional de Loreto no brinda información del lugar exacto donde estarían los cuerpos de sus seres queridos porque «ni ellos saben a dónde fueron llevados los cadáveres”. Asimismo, con palas y pancartas los parientes de las víctimas hicieron un llamado a las autoridades de salud y del gobierno regional para autorizar las exhumaciones y trasladar los cadáveres a otros cementerios.

Sin embargo, familiares manifestaron: “Nosotros sabemos que han muerto por COVID. Necesitamos sus cuerpos, queremos tener la certeza de que están enterrados aquí”

Según, la Dirección de Gestión de Salud Ambiental manifiesta sobre un caso de cuyo padre fue enterrado en el lugar, advirtió que de no ser atendidos sus pedidos contratarán maquinaria pesada, para verificar si sus fallecidos están enterrados a seis metros de profundidad.

Finalmente, de acuerdo con las 70 familias que han denunciado la situación ante el Ministerio Público, entre los meses de abril y mayo de 2020, alrededor de 450 personas fueron enterradas de manera clandestina en fosas comunes que después el Gobierno Regional de Loreto denominó cementerio COVID-19.

Por NTrujillo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.