La ciudad de Trujillo se quedó sin personal de seguridad ciudadana debido a la paralización de labores que los serenos han acatado por el número de infectados.

Son 148 trabajadores de Serenazgo quienes dieron positivo al COVID-19 y se encuentran en aislamiento. El resto del personal, aproximadamente 200 personas, han decidido no trabajar hasta que se les entreguen equipos de protección.

El secretario del sindicato de trabajadores de seguridad ciudadana, Carlos Bocanegra, informó que no volverán a sus actividades hasta que cumplan lo requerido, como la entrega de medicamento para los infectados.

“No se recibe mascarillas, implementos, medicamentos. (A los contagiados) dicen váyanse aíslense y quédense ahí. Así no son las cosas (…) A las autoridades no les importa la salud y el bienestar de los trabajadores”, expuso

Además, se pidió que el personal que tuvo contacto con los contagiados se mantenga en cuarentena, pero que les otorguen los fármacos necesarios.

Bocanegra reveló que están preparando un memorial para exigir la renuncia del actual gerente municipal de Seguridad Ciudadana ante estas acciones.