La nueva trova cubana y la música latinoamericana están de luto. Este martes por la madrugada en madrid, España murió a los 79 años el cantautor y poeta cubano Pablo Milanés, debido a una enfermedad oncohematológica que padecía desde el 2017 y que debido a que se le agravó fue hospitalizado desde el pasado 12 de noviembre de este año, según dio a conocer la Oficina Artística del trovador.

La noticia de la muerte del artista fue dada a conocer por medios españoles, y después confirmada por el sitio 14ymedio, quienes pudieron hablar con fuentes cercanas al trovador cubano. De acuerdo con la información que publicaron, Pablo Milanés estaba hospitalizado desde el 12 de noviembre con una inflamación en la vesícula biliar y una infección en el riñón, que lo obligó a cancelar varios conciertos en Pamplona, Ciudad de México y Santo Domingo.

El autor de «Yolanda», «De qué callada manera», «El breve espacio en que no está», «Yo no te pido», que ya son himnos en el mundo, es considerado una de las grandes voces cubanas de todos los tiempos junto a Silvio Rodríguez, Frank Delgado, Noel Nicola, entre otros. Desde muy joven Pablo Milanés musicalizó los versos de Nicolás Guillén y José Martí, convirtiéndose en fundador y pilar destacado del movimiento de la Nueva Trova cubana, que en los años 70 deslumbró al mundo.

La música del artista cubano fue bien recibida y acogida en España. Artistas de la talla de Joan Manuel Serrat, Joaquín Sabina, Luis Eduardo Aute, Víctor Manuel son algunos de los españoles que grabaron sus canciones y colaboraron con él. En América, figuras como Mercedes Sosa, Chico Buarque, Gal Costa, Armando Manzanero, Fito Páez, o salseros como Andy Montañez o Gilberto Santa Rosa, entre muchos otros, mostraron su admiración por él y grabaron sus canciones.

Pablo Milanés se fue a vivir a España hace varios años para recibir tratamiento médico, pero el amor por su patria y su gente lo hacían volver periódicamente para cantar y reunirse con los suyos. Vivía con un riñón trasplantado, que le donó su esposa, Nancy Pérez Rey, gallega y madre de sus dos últimos hijos, Pablito y Rosa, llamada así en homenaje a Rosa Parks, activista afroamericana y gran luchadora por los derechos civiles en EE UU.

«Todavía quedan restos de humedad, sus olores llenan ya mi soledad; en la cama su silueta se dibuja cual promesa de llenar el breve espacio en que no está…», decía parte de la letra de la canción «El breve espacio en que no está» que cantaba el artista. Hoy el espacio que deja tras su partida no es breve, sino eterno, como su música y su poesía.

Suscríbete y recibe nuestro boletín de noticias

* indicates required

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *