En el segundo día del cierre del mercado La Hermelinda, el personal de obras de la Municipalidad Provincial de Trujillo continúa con el trabajo de desalojo, liberando las vías que se encuentran saturadas con puestos ambulantes colocados en las principales avenidas.

Los trabajos se concentran en la av. Pucará, conocida por ser la zona donde abunda el comercio ambulatorio. El espacio liberado se encuentra en todo el tramo ubicado entre la av. 8 de octubre hasta La Unidad.

Asimismo, personal del Segat también se encuentra en la zona, realizando trabajos de limpieza, retirando los escombros, producto de los puestos informales del lugar.

Cabe mencionar que, siendo el segundo día del cierre del centro de abastos, la policía no apoya dentro del lugar. Algunos efectivos se encuentran en los exteriores ordenando el tráfico, pero son los miembros del Ejército que apoyan al personal edil.

El asesor del Comando Nacional COVID-19, Henry Rebaza, afirmó que el trabajo de ordenamiento recae en los agentes de Seguridad Ciudadana, por eso no se ve presencia de efectivos policiales en la zona, sin embargo, muchos agentes de seguridad no quieren ir a trabajar por temor a un posible contagio.

Por otro lado, más de 300 comerciantes de La Hermelinda han sido reubicados en el centro recreacional de La Rinconada, el cual funciona ahora como un mercado estacionario.

“Aquí están las personas que venden verdura y fruta, y llevan atendiendo desde las 4 de la mañana, todos están capacitados en cuanto a higiene”, expresó el alcalde de Trujillo, Daniel Marcelo.

Por NTrujillo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.