Hoy 29 de diciembre, en que se celebra 200 años del grito de independencia de la capital liberteña; se dejó para la posteridad monumento en honor a todos nuestros héroes e ilustres personajes. Actividad contó con la presencia del ministro de Cultura, Alejandro Neyra

“Sin 29 de diciembre de 1820, no habría 28 de julio de 1821”; es la frase que unánimemente citan las autoridades liberteñas para conmemorar los 200 años del grito de libertad de Trujillo, una fecha fundamental que está grabada en la memoria colectiva. La inauguración del Obelisco del Bicentenario, obra símbolo de la región que guarda la memoria de todos los hombres y mujeres que lograron escribir un gran capítulo en la historia peruana con la gesta independentista.

Este importante monumento motivó a que el empresariado se sume a esta causa con el financiamiento para su construcción, terminando en tiempo record la infraestructura. Tuvo la presencia del gobernador Manuel Llempén Coronel; el ministro de Cultura, Alejandro Neyra; la directora del Proyecto Bicentenario de Lima, Laura Martínez; el viceministro de Relaciones Exteriores, Manuel Talavera Espinar; así como invitados especiales, entre alcaldes, titulares de instituciones públicas y privadas y representantes de la sociedad civil.

Ubicación

El obelisco se ubica la altura del sector 4 Suyos, en La Esperanza, junto a la av. José Gabriel Condorcanqui. Se eligió ese punto, de acuerdo al gobernador, como símbolo de integridad a los territorios del norte que hace 200 años conformaron la Intendencia de Trujillo. 

Ministro revaloriza a Trujillo

El obelisco tiene 33 metros de altura y está hecho de concreto armado. Se construyó sobre una plataforma de 2 metros y tiene como elemento paisajístico áreas verdes. En el acto también se pudo observar el vuelo de la escuadrilla de aviones blanquirroja de la Fuera Aérea del Perú, así como danzas y espectáculos artísticos.