Un verdadero milagro es el que ocurrió en el Hospital Regional de Ica. Una mujer de 30 años de edad dió a luz a un bebé, en 30 semanas de gestación. Afortunadamente la madre no le contagió el mortal virus al bebé, por lo que fue colocado rápidamente a la incubadora.

El personal médico que estuvieron a cargo del caso, lograron evitar que la madre contagie de COVID-19 al bebé de apenas 800 gramos, tomándose las medidas de bioseguridad y cumpliéndose el protocolo de salud tras la situación prematura del infante.

La madre que recién cumplía las 30 semanas de gestación diagnosticada con coronavirus, presentó complicaciones con el embarazo, por lo que fue referida del distrito de Laramarca de la provincia de Huaytará, en Huancavelica, al Hospital Regional en Ica.

Por su parte, el director del nosocomio, Renán Ríos Villagómez, resaltó el compromiso del equipo de profesionales de la salud que se encuentran en primera línea enfrentando el COVID-19.