La planta de oxígeno instalada en el hospital de Laredo, para abastecer alrededor de 30 camas, está operativa; sin embargo, no puede recibir a pacientes infectados porque no cuenta con el personal médico adecuado, informó el alcalde del distrito, Miguel Chávez.

Asimismo, indicó que hace falta instalar un transformador, el cual es necesario para que funcione el grupo electrógeno.

«La planta necesita energía de 470 kva; sin embargo, la energía que hay en el hospital es de 380 kva en trifásico y 220 kva en monofásico. Además, el hospital se construyó con un generador de emergencia, que es el que está actualmente en funcionamiento, pero es provisional», señaló Chávez.

Pese a que la planta de oxígeno puede abasteces a 30 camas, el hospital solo cuenta con 12, es decir, faltan 18 para cubrir su capacidad.

El alcalde de Laredo expuso que el director del establecimiento solicitó al Gobierno Regional de La Libertad la contratación de ocho médicos y de cinco enfermeras para poder atender solo a pacientes con COVID-19

«En el hospital hasta ayer solamente había un paciente internado con el virus. En la noche estuve allí con los pobladores que pedían internar una señora y logramos ingresarla, pero no hay médicos. Incluso le están pidiendo que lleve una enfermera para que pueda atenderla dentro», dijo la autoridad.

La Asociación de Ingenieros Metalúrgicos, que apoyaron en la instalación de la planta, señalaron que aceleraron su labor por el aumento de pacientes. Pero, nada se puede hacer sin el personal médico adecuado.