Tras 18 días de huelga indefinida, este último lunes docentes de la Universidad Nacional de Trujillo tomaron con cadenas esta casa superior de estudios e impidieron el ingreso de docentes, plana administrativa y alumnado en general.

Las exigencias de los profesores universitarios se basa en el gobierno para que cumpla con lo establecido de manera legal, entre ellas están: El cumplimiento de la ley del 6% del PBI para el sector educación; La defensa de la autonomía universitaria; Mayor presupuesto para el pago permanente de profesores cesantes; Homologación de sueldos según ley; Pago de docentes contratados por 12 meses y educación gratuita de calidad.

Se instaló una mesa de diálogo la semana pasada, pero ha quedado trunca por la solicitud del voto de confianza al congreso por parte del Ejecutivo. Los docentes no descartan ir a huelga de hambre, pero su decisión dependerá del debate de la ley de presupuesto 2023 que se verá entre hoy mañana.