El biólogo marino Yuri Hooker, director del laboratorio de biología de la Universidad peruana Cayetano Heredia asegura que los 6 000 barriles de petróleo derramados el pasado 15 de enero, no se quedan en Lima y ya se dirigen hacia las costas de la región Ancash.

«Esos 6 000 barriles que posible sean muchos más, no se quedan en Lima y menos en las playas de arena, sino que la corriente de Humbold la esta trasladando y hasta el momento ha llegado hasta Supe y va en camino a las costas de Ancash», escribió Hooker a través de sus redes sociales.

Además asegura Hooker que la contaminación aún se mantendrá ya no en la arena sino dentro del mar.

«En estas zonas(Ancash) no se verá grandes varamientos de petróleo negro en las playas, pues este se va dispersando en la superficie del mar y solo se verá como grandes áreas de mar con la superficie brillante, tornasolada».

Las especies marinas van a seguir consumiendo pequeñas partículas de petróleo que ya están derramadas en la superficie y se siguen trasladando.

«Las toxinas que viajan, la trampa de plancton continúa y las aves y mamíferos acuáticos seguirán acumulando petróleo en sus plumas y su piel, muriendo lentamente en meses, años. Los peces e invertebrados seguirán comiendo en agua con micro gotas de hidrocarburos»

Por último asegura que la tragedia ambiental no ha terminado con la limpieza de las playas de Lima.