Cuatro Defensorías Municipales del Niño y el Adolescente (Demuna) no atendieron durante la cuarentena y otras solo recibieron 3 denuncias; según el informe de la Oficina Regional de la Defensoría del Pueblo en región La Libertad.

“Las Demunas debieron ser organismos dispuestos a detectar cualquier caso de maltrato; sin embargo, la realidad muestra otro panorama», expuso el representante de esta entidad, José Luis Agüero.

Las cuatro oficinas que no desempeñaron su labor fueron las de Simbal, Florencia de Mora, Poroto y Alto Trujillo; debido a que no implementaron la atención virtual.

Por otro lado, las Demunas de Moche, Huanchaco, Laredo, Salaverry, La Esperanza y Víctor Larco Herrera no promocionaron eficientemente sus canales virtuales; por lo que solo atendieron un promedio de tres casos cada una.

La defensoría pudo verificar que las Demunas de Laredo, Moche, Poroto y Alto Trujillo no poseen la inscripción vigente de sus servicios ante la Dirección de Sistemas Locales y Defensoría del Ministerio de la Mujer; lo cual evita conocer las condiciones de infraestructura, personal y presupuesto para su funcionamiento.

De acuerdo al Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables (MIMP), la Defensoría del Pueblo de Trujillo fiscalizó a diez Demunas; por el alto número de casos de violencia familiar y sexual durante la pandemia del coronavirus.

Hasta junio de este año, La Libertad reportó en promedio dos mil llamadas por violencia física o psicológica; además, 33 mujeres fueron agredidas sexualmente, 27 de ellas eran niñas y adolescentes, así reveló la ministra de la Mujer y Poblaciones Vulnerables, Gloria Montenegro.