Me voy con la frente en alto, el final de la era Vizcarra

La pesadilla de la vacancia volvió para Martín Vizcarra. El 27 de octubre, cuando un grupo de llamados padres de la patria pedían la destitución por incapacidad moral, pasando por encima de los intereses del pueblo y las decisiones sanitarias para vencer el nuevo coronavirus.

Presentan pedido de vacancia

El martes 20 de octubre, la bancada Unión por el Perú presentó el pedido de vacancia, donde 27 de los 130 congresistas aprobaron dicha moción por incapacidad moral permanente contra el presidente Martín Vizcarra. El argumento de los parlamentarios fue que Vizcarra habría recibido dinero ilícito para favorecer obras a las contratistas cuando era gobernador de Moquegua, además se supo que cuatro colaboradores eficaces mencionaron que el mandatario recibió cerca de S/ 2.300 000 de las empresas que participaron en las licitaciones.

Lunes 9 de noviembre: decisión de la vacancia

Mientras Martin Vizcarra salía de Palacio de Gobierno acompañado de su abogado que guardó silencio en cada momento de la exposición ante el Pleno. Con una mirada seria y sonriente, como avizorando lo que viene, sostenía un folder negro. Camino al Congreso de la República para defenderse y argumentar que la vacancia no se realice. Dentro del Hemiciclo, sostenía una postura clara y retadora contra los congresistas, además recalcó que pesan acusaciones penales en 68 parlamentarios. Se notó la incomodidad de algunos que reclaman la intensidad de sus palabras. Además, dijo que “no existe prueba de flagrancia de un delito” y que son hechos “falsos no corroborados”.

Todos los peruanos estaban expectantes sobre la moción de vacancia que se realizaba las 9:00 de la mañana, cuando 130 congresistas debatían el futuro del presidente. Unos parlamentarios argumentaron sobre el pedido mencionando que Vizcarra era coimero y ladrón, otros decían que la corrupción no puede continuar, cuando algunos de ellos tienen denuncias serias, pero; sin embargo, siguen su rumbo como si no pasara nada.

Fin del debate: 6:50 de la tarde

El presidente del Congreso, Manuel Merino, mencionó el fin del debate e inició la votación de la moción de Vacancia presidencial por incapacidad moral permanente. Cabe mencionar que, para vacar al presidente se necesitaba cerca de 87 votos; sin embargo, las votaciones a favor de la vacancia fueron 105 votos a favor, 4 abstenciones y 19 en contra, superando lo requerido. luego del anuncio, el pueblo comenzó a salir a las calles para protestar. El caos se apoderó de las principales calles de Lima.

El golpe de todos los peruanos

Mientras un grupo de congresistas brindaba declaraciones sobre la vacancia del presidente, un joven espectador llamado Carlos Ezeta escuchaba de forma incógnita. De la cólera contenida, se atrevió a lanzar un puñetazo al parlamentario Ricardo Burga. Ante cámaras, se apreció el golpe que le propinó al frente de los periodistas que escuchaban su declaración.  Se supo más tarde que el detenido fue llevado a la comisaría para ser denunciado por agresión física. Además, detallar que después del golpe al congresista, sus seguidores se incrementaron en Instagram de manera exorbitante, llegando a 325 mil y posiblemente llegue al medio millón en los próximos días.

Me voy con la frente en alto

Luego de ser vacado Martín Vizcarra, el expresidente salió del Palacio de Gobierno, junto a todos sus ministros, a brindar declaraciones sobre la presunta incapacidad moral. El exmandatario dijo que asumió el gobierno durante 2 años y ocho meses bajo el respeto de la Constitución y que las decisiones estuvieron siempre apegadas en la ley. Además, dijo que se encuentra con la conciencia tranquila de haber cumplido con las exigencias de gobernabilidad y que se va con la frente en alto. Descartó tomar acciones legales sobre la decisión del Congreso.

La crónica de una muerte anunciada por incapacidad moral fue realizada con la mayoría de votos que tomó la decisión de votar al presidente por la supuesta incapacidad moral, a pesar de no tener la suficiente pruebas que lo inculpan, lo cual sacó la indignación del pueblo que salió a las  calles  a protestar a favor del expresidente. Todo este caos político generará inestabilidad económica, devaluación de la moneda y pérdida de capital.

Por: Edwin Rodriguez T