El penal de varones Trujillo tiene una población de 5 369 presos. De los cuales 304 dieron positivo a la infección por COVID-19. Según el Instituto Nacional Penitenciario (INPE) 13 reos han fallecido víctimas de este virus.

Asimismo, el INPE dio a conocer cómo detectaron a los infectados y cómo actuaron al conocer los resultados. “Los internos coordinadores de Salud de los pabellones, previamente capacitados, se encargaron de captar a sus compañeros de celdas con sintomatología. De  inmediato se informó a los responsables de salud para constatar los síntomas y disponer el traslado a la zona de aislamiento”, explicó el INPE.

El aislamiento fue inmediato, ya que se acondicionó cuatro carpas. Allí, profesionales de salud suministraron los medicamentos indicados para estos casos. El equipo de especialistas lo conforman un médico COVID, una enfermera, cuatro técnicas de enfermaría. Acompañados de un auxiliar en enfermería, un biólogo, una nutricionista, una odontóloga, un técnico en farmacia y un técnico en laboratorio.

El trabajo de el equipo del área de salud viene cumpliendo con los protocolos establecidos por el Ministerio de Salud y el Plan de Acción Frente al Riesgo de Introducción de la COVID-19 en los penales. Esto permitió que el director del penal, Jorge Palomino Chávez, llevara a cabo la quinta ceremonia de alta médica el último 25 de junio.

En este acto se conoció que 271 internos han superado el virus y 4 personas ya son exprisioneros. Aún 14 reos continúan aislados, 2 están hospitalizados y hasta el momento se cuentan 13 pérdidas.