Luego de que la clínica San Antonio no cumpliera los protocolos necesarios para tratar un cadáver, el alcalde vecinal realizó una denuncia. Esta clínica ubicada en urbanización San Andrés I etapa, fue desinfectada por el Servicio de Gestión Ambiental de Trujillo (Segat).

Según la denuncia de Santiago Rojas, el cadáver habría sido dejado en un almacén a espaldas de la clínica. Cerca del lugar en la calle Juan Masías hay un orfanato que podría correr riesgo. Además, Rojas mencionó que los algodones usados por personas que se someten a pruebas de descarte de covid-19 son arrojados en la calle.

Por lo que ha venido ocurriendo en la clínica y sus alrededores, el último miércoles el Segat fumigó la manzana, principalmente las aceras y fachadas. También hicieron fumigación en el parque San Vicente de la urbanización, las calles Arequipa y Huallaga de Palermo Norte.