Juventus, pese a imponerse 3-2 ante FC Porto, no logró clasificar a cuartos y una vez se queda con las manos vacías en Champions

Debemos ser conscientes que Juventus, históricamente es de los grandes de Europa, por lo que resulta atípico presenciar una derrota de este modo. El partido tácticamente fue pésimo, más allá del resultado obtenido.

El doblete de Chiesa y el cabezazo de Rabiot se encargaron de maquillar el partido; sin embargo, debemos resaltar que se tuvo a un Ronaldo invisible, un partido que iba más a lo emocional y las decisiones erradas junto a las imprecisiones que acompañaban a la desesperación.

Por otro lado, un Porto tranquilo, generando ocasiones y definiendo; como en el penal de Oliveira, pegándole con la derecha al palo izquierdo. Después Chiesa se vestiría de figura para marcar el empate, tras recibir un pase corto de Cristiano, posteriormente, para quedarse como el jugador de la Juve, selló su doblete tras un centro de categoría de Cuadrado.

Ya en tiempo suplementario, en un tiro libre directo, Oliveira marcó su doblete con un golazo al ras de campo, por debajo de la barrera de la Juve, imposible para Szczęsny.

Finalmente y solo segundos después del golazo de Oliveira, tras un córner a favor de la Juve, Rabiot puso el 3-2 y el 4-4 en el global que no fue suficiente para la Vecchia Signora (Porto anotó 2 goles de visita, mientras que la Juve marcó 1) y asi la Juve vuelve a irse con las manos vacías de la Champions.

Suscríbete y recibe nuestro boletín de noticias

* indicates required

Por

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.