En solo este año se han registrado un millón de casos, pero según el MINSA, a la cual solo se le dedica un 2% del presupuesto, se pidió al MEF más recursos para el presupuesto 2023, pero no fue considerado. Ahora está en manos del Congreso. De lo contrario, no podrían abrirse nuevos servicios.

Siete de cada diez potenciales usuarios aún no tienen acceso a un tratamiento. Pese a ello, en el Perú se destina solo el 2% del presupuesto del Ministerio de Salud a servicios de salud mental, lo que representa alrededor de 650 millones de soles.

Para Malena Pineda, jefa del programa de discapacidad de la Defensoría del Pueblo, indica que “El presupuesto de salud mental representa apenas el 0.2% del presupuesto nacional. Estos últimos años, con el cambio de la norma, se creó un presupuesto específico para la salud mental que ha ido creciendo, pero otros países invierten más”.

Con ese porcentaje, los gestores de salud mental a nivel nacional deben financiar actividades preventivas y recuperativas, pagar al personal de los centros comunitarios y hospitales, comprar medicamentos y equipamientos, y sustentar gastos de movilización de especialistas.

Por NTrujillo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *