El covid-19 sigue afectando la salud de los que están en primera línea, cuidando a la población.  Los agentes de la Policía Nacional del Perú (PNP) son parte de esta. A causa de eso, muchos se encuentran en cuarentena, hospitalizados y algunos ya han fallecido.

El número de agentes en las calles ha disminuido y es por eso que el gobierno regional solicitó más de mil policías al Ministerio del Interior. De esto modo se espera afrontar la delincuencia que ha comenzado a aumentar.

El prefecto, Miguel Herrera Flores, declaró el pedido de derivar 1 500 policías a la región realizado al general Jorge Montoya Pérez. “Se ha enviado un informe al Ministerio del Interior, ya que el 1 de agosto están egresando un promedio de 4 500 nuevos oficiales de la PNP. Por ello, estamos haciendo las coordinaciones necesarias para que se asignen estos agentes para la región. La delincuencia ha aparecido con bastante fuerza”, explicó Herrera.