La alerta proviene de Unicef y el Banco Mundial, instituciones que señalaron que la pobreza monetaria en niñas, niños y adolescentes peruanos aumentaría de 26.9% en el 2019 a 39.9% en el 2020, como consecuencia directa de la emergencia por coronavirus.
Las estimaciones de Unicef, 1.2 millones de menores de edad podrían caer en pobreza en el 2022 y se proyecta, además, que las niñas, niños y adolescentes de hogares rurales serían los más afectados, pues en ese ámbito la pobreza se incrementaría de 47.3% en 2020 a 62.3% en 2022, pero los que viven en hogares urbanos también tendrían una afectación considerable, con un aumento de 10 puntos porcentuales en la pobreza monetaria en Lima Metropolitana y de 13 puntos en la costa urbana, donde al menos 3 de cada 10 personas de 0 a 17 años estará en esta situación en 2022.
La desnutrición y la falta de un acceso adecuado a la salud y educación son otras serias expresiones de la crisis que pueden afectar de manera permanente el capital humano de las futuras generaciones del Perú. Los hogares peruanos con niños son los más afectados por los efectos económicos de la pandemia, de acuerdo con los resultados de las tres rondas de encuestas a hogares aplicadas por el Banco Mundial.
Son necesarias políticas que permitan mejorar la identificación de hogares con niñas, niños y adolescentes viviendo en pobreza; brindar apoyo inmediato para reducir la pobreza en estos grupos de edad; y fortalecer el sistema de protección social, así como su capacidad de respuesta ante emergencias.