Aproximadamente 1.000 buses y taxis quedaron paralizados en Trujillo, participando en el quinto día de la manifestación de transporte a nivel nacional.

Sin embargo, se ha restringido el servicio de estos vehículos para la movilidad de cientos de ciudadanos y la gente de Trujillo ha tenido que optar por largas caminatas.

Desde temprano, los taxis apagaron sus motores en las entradas principales de la ciudad, al igual que los buses que realizan caravanas por la avenida América, mostrando su desaprobación por el alto precio actual del combustible.

Además, los combis bloquearon la prolongación Unión conectada al centro histórico. Se estacionaron varios móviles para evitar la libre circulación, por lo que los oficiales de policía llegaron al lugar para despejar el área.

Como resultado, se produjeron algunos enfrentamientos entre los taxistas que incumplieron con el paro con los manifestantes por la colocación de piedras en la vía a la Avenida Villarreal.

En algunas zonas de la Panamericana Norte, los transportistas de carga anteriores y transportes internacionales siguen paralizados.

Suscríbete y recibe nuestro boletín de noticias

* indicates required

Por NTrujillo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.