Los cremas cayeron 6-0 frente al Verdao y se van con las manos vacías.

La U es un equipo de contragolpe, Carvallo o cualquier defensa o medio le pega al balón hacia Valera o hacia Quintero, principalmente a este último. Esa es la fórmula de la U.

Sin embargo, Comizzo vio su planteamiento truncado tras la polémica decisión de Garay de expulsar a Quintero antes de los 20′. Polémico ya que Weverton busca el balón por lo que es una jugada dividida, y en el peor de los casos eso es amarilla; pero bajo ningún concepto era roja.

Con este inesperado suceso, los cremas se vieron obligados a retroceder más de lo habitual y lograron resistir hasta el minuto 42′, en el que un centro desde la banda derecha acabó en un agresivo remate de Viña que abrió el marcador.

Para complicar las cosas, Zé Rafael puso el 2-0 gracias a un error de Alonso; de ahí con aroma de gol, le pegó con la zurda y a Carvallo no le alcanzó para rechazar; las cosas se ponían feas para el cuadro de Comizzo antes del segundo tiempo.

Al inicio de la segunda mitad, en un balón parado Carvallo salió a cortar apresuradamente lo que le dejó a medio camino y en una serie de rebotes, un mal rechazo de Guarderas acabó en los pies de Gómez, que le pegó con la derecha fuera del área, poniendo el 3-0 con categoría.

Ya el juego de la U fue volviéndose más ilegible y ello derivó en el adelantamiento de Palmeiras en sus líneas, lo que le permitió a Scarpa liberarse más por bandas y, precisamente, un centro suyo provocó un choque entre Corzo y Carvallo que aprovechó Willian para poner el cuarto.

El quinto y el sexto fueron de Roni; ambos clavándola con el arco vacío y con cierto oportunismo, mas con excelente ubicación.

A partir del gol de Viña, la U se desmoronó, porque venían haciendo las cosas bien; aguantando y resistiendo para que en una se pueda buscar el ataque; sin embargo, esta ausencia de Quintero cambió los planes a último minuto. Así, Universitario de Deportes se despide de todo: de Libertadores y de Sudamericana.

Por: Gustavo Polo Jiménez