Uno de los mercados pesqueros del norte del Perú, el Mercado Mayorista Pesquero de Trujillo no ha recibido ninguna prueba de descarte por parte del Ministerio de Salud (MINSA). Este mercado cuenta con alrededor de 500 comerciantes mayoristas y minoristas. La mayoría de estas personas aún no saben si están o no están infectados.

El gerente de la sociedad de Comerciantes de Productos Hidrobiológicos de La Libertad (Comphill) y cabeza de la directiva que administra el aludido terminal pesquero, José Llempén Cortez, afirma que se solicitó apoyo a el Ministerio de Salud. Sin embargo, no se recibió ninguna respuesta y los 16 miembros de su asociación tuvieron que contratar un laboratorio privado.

Llempén se refiere al MINSA “Han ido a todos los mercados de la ciudad, pero nunca para acá”. Y manifiesta que “Antes de que la enfermedad avance más, hemos decidido hacernos las pruebas de manera independiente y evitar contagios”.

De 4:30 de la madrugada a las 10:30 de la mañana el lugar recibe cientos de personas diariamente y nadie tiene la seguridad de que no hayan portadores del coronavirus. La única medida de prevención implementada en el terminal pesquero es la medida de temperatura en las puertas de acceso. El máximo de temperatura es 38 grados, si se registra más grados la persona no ingresa al local.

Por ello,  Llempén decidió obligar a que cada los 500 comerciantes vean la forma de practicarse una prueba rápida para descartar si son portadores del virus. “Se les ha dado un plazo y ese vence el lunes 29. Si ese día no traen un certificado negativo al Covid-19, no podrán ingresar a vender al terminal. Sé que ya han contratado con un laboratorio y es posible que a mañana o pasado les entreguen sus resultados”, agregó.

Al mismo tiempo Llempén descartó los comentarios de que algunos de sus miembros dieron positivo al Covid-19. “Afortunadamente los 16 han salido negativos al Covid-19 y con esos resultados; estamos tranquilos y trabajando”, aclaró mostrando los certificados con resultados negativos.

El diario Correo intentó comunicarse con el gerente regional de Salud, Constantino Vila, obteniendo respuesta a través de su personal de imagen. Quien confesó no tener información de lo que sucede en el terminal pesquero y que Fiscalía  interviene, si es que se comprueba que gente portadora del Covid-19 vende en el lugar.