No son tres, sino ocho personas vacunadas con tres dosis en La Libertad, así reveló la gerente regional de Salud, Kerstyn Morote. Además, la funcionaria admitió que de las 224 personas que recibieron dos dosis distintas, 5 tuvieron efectos adversos tras la primera vacuna y tuvieron que aplicar la segunda de otro laboratorio con la venia del Ministerio de Salud.

Morote García respondió sobre las presuntas irregularidades halladas en el Informe de Hito de Control N.° 007-2021-OCI-GERESA/0640 del Órgano de Control Institucional, que detectó la inoculación de tercera dosis en un profesional de la División Médico Legal del Ministerio Público, especialista del Instituto Regional de Oftalmología y una persona de 60 años.

“Según la información de Estadística, son seis a ocho personas en toda la región que recibieron una tercera dosis, y también hay casos de personas que han recibido dosis heteróloga; es decir, una dosis diferente a la primera recibida. Nosotros estamos viendo cada uno de los casos, en dónde se han presentado y por qué se ha dado esto”, dijo.

Según el informe, son 224 personas que recibieron dosis heterólogas. De ellos, la gerente de Salud señaló que cuatro o cinco casos al aplicarse la primera dosis de Pfizer o Sinopharm tuvieron efectos adversos que los han llevado a hospitalización o a estar bajo monitoreo estricto, y » luego para completar su esquema (de vacunación) se ha cambiado su segunda dosis a la del otro laboratorio», tras autorización del Ministerio de Salud (Minsa). «Muchos de estos 224 casos que anuncia la Contraloría son 4 o 5 casos verificados de efectos adversos», dijo.

La gerente reconoció que hubo fallas en el sistema en el registro de información del Ministerio de Salud SISCOVID, que no estaba implementado de manera íntegra.