Los primeros 45′ fueron para el PSG, por el juego, la eficacia y la capacidad de ahogar a un cuadro tan exigente como el de Pep Guardiola, sabiendo anular a De Bryune, Cancelo, Phöden y compañía. Más allá de una salida errónea de los parisinos, los cityzens no generaron casi nada.

Por otro lado, los dirigidos por Pochettino dieron una clase maestra de como salir jugando, se demostró una increíble asosiación entre líneas, ganaban por arriba y por abajo, juego más que ordenado y un trato elegante del balón.

A los 15′, tras un córner ejecutado por Di Maria, Marquinhos venció en la búsqueda aérea y de cabeza abrió el marcador a favor del PSG, 1-0 imponente.

Sin embargo para el segundo tiempo, todo fue lo contrario, el Manchester City despertó y encontró el gol tras un pase corto de Zinchenko para De Bruyne, que remató pretendiendo centrar, sin embargo, el balón fue desviandose hasta cerrarse y entrar de manera imprevista al arco de Navas, empatando a uno el partido.

Posteriormente a los 70′ Mahrez ejecutó un tiro libre con un zurdazo demostrando categoría, golazo imposoble para Keylor Navas, sellando el 2-1 que le ofrece cercanía a la gran final de la Champions League, todo se define en la vuelta.

Por: Gustavo Polo Jiménez.