18 C
Trujillo
miércoles, julio 17, 2024

Salud mental en Cusco: Un desafío para jóvenes post-pandemia en medio de conflictos sociales

- Advertisement -spot_imgspot_img

La pandemia de Covid-19 tuvo un impacto devastador en la salud mental de las personas. Según un estudio de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), las tasas de ansiedad, depresión y estrés postraumático se han disparado en el continente americano.

En el Perú, uno de los países más afectados por la crisis sanitaria, los jóvenes y adolescentes son uno de los grupos más vulnerables. Según un sondeo realizado por UNICEF, el 27% reportó sentir ansiedad y el 15%, depresión en los últimos siete días. Además, para el 30% la principal razón que influye en sus emociones es la situación económica.

A este escenario se suma la inestabilidad que ocasiona la crisis sociopolítica. Este año inició marcado por la conflictividad social, fueron tres meses de protestas reprimidas con violencia y que paralizaron la economía, sobre todo en Cusco, ciudad donde una de sus principales actividades es el turismo.

Cusco: Impacto de la pandemia en la salud mental de los jóvenes

En Cusco, una de las regiones más turísticas del país, la pandemia ha golpeado duramente a la población joven. El cierre de fronteras, el confinamiento, la pérdida de empleos y oportunidades y el aumento de la pobreza han generado un escenario de incertidumbre y desesperanza.

Cuando todo parecía reactivarse, las protestas sociales volvieron a paralizar todo. Los constantes anuncios de inestabilidad económica, suba de precios, despidos y violentas represiones para quienes alzaban su voz de protesta, también calaron en la esperanza de los jóvenes.

La angustia y ansiedad se empezaron a reflejar en la sociedad, con el incremento de enfermedades mentales. Según el Sistema Informático Nacional de Defunciones (Sinadef), entre enero y septiembre de 2023 se registró 43 muertes por suicidio en Cusco, siendo la segunda causa de muerte violenta después de los accidentes de tránsito. El grupo etario más afectado fue el de 20 a 29 años, con 15 casos.

 

Los expertos coinciden en que la pandemia ha afectado la salud mental de los jóvenes cusqueños, quienes han visto truncados sus proyectos de vida, su educación y su socialización. Algunos de los síntomas más frecuentes son la ansiedad, la depresión, el insomnio, la irritabilidad, el aislamiento y la baja autoestima.

Salud mental en Cusco: Suicidios, agresiones y asesinatos

  • El 23 de junio, se capturó al sospechoso de la muerte y descuartizamiento de un adolescente en Sacsayhuamán. El crimen ocurrió el 21 de junio. El cuerpo del menor de 17 años fue encontrado desmembrado en una zona arqueológica. El principal implicado es un amigo de la víctima, un joven de 28 años que habría confesado el hecho. Según la versión del detenido, él y el adolescente habrían consumido drogas y luego se habrían peleado. En medio del forcejeo, el joven habría apuñalado al menor y luego lo habría descuartizado con una sierra eléctrica.
  • El 14 de agosto, un hecho trágico ocurrió en la avenida del Ejército, donde un joven de 17 años cayó desde el puente Grau. El incidente se produjo cuando la zona tenía mucho movimiento de peatones y vehículos. Los testigos escucharon gritos desgarradores y vieron al joven caer al vacío. Algunos dicen que se lanzó él mismo, otros que alguien lo empujó. Un policía de tránsito llegó pronto al lugar y protegió al joven, que se retorcía de dolor en el pavimento.
  • El 8 de marzo, Sany Benites de 38 años, madre de dos hijos y jefa del Banco de Sangre del hospital EsSalud Adolfo Guevara, cayó desde el octavo piso de un edificio y murió al instante. El suceso ocurrió en el edificio «San Luis» de la Avenida La Cultura, donde hay varios consultorios médicos que atienden a decenas de pacientes cada día. Según testigos, la médica cayó cuando el edificio estaba lleno de gente. Algunos vieron cómo su cuerpo se estrellaba contra el suelo de la recepción. Otros escucharon el fuerte impacto y se asomaron a ver lo que pasaba. El pánico y la conmoción se apoderaron del lugar.
  • El 25 de enero, Franklin Pérez, trabajador del Departamento de Aguas Residuales de la empresa Seda Cusco, cayó en el mismo edificio y bajo circunstancias similares.
  • La madrugada del 5 de octubre, un joven de 18 años intentó quitarse la vida lanzándose desde el puente Grau. La rápida intervención de los serenos y un policía que patrullaban la zona, frustraron un fatal desenlace. Fue rescatado y entregado a sus padres, quienes informaron que el joven sufría de problemas emocionales y ya había intentado suicidarse antes. Este caso no es el único que se ha registrado en el puente Grau, que tiene una baranda baja que facilita el acceso al vacío. En el pasado, varias personas han logrado ser salvadas de una muerte segura, pero también ha habido casos fatales.
  • Otro caso se registró el 27 de setiembre, cuando en la calle San Bernardo de Cusco, se vivió un momento dramático. Un turista ecuatoriano intentó quitarse la vida colgándose de la ventana de un negocio. Por suerte, serenos y policías llegaron a tiempo para salvarlo.
  • El 13 de junio, en la unidad vecinal de Huancaro, un hombre de nacionalidad extranjera se subió al techo de un edificio de 7 pisos y se arrojó al vacío. Testigos lograron registrar el fatal hecho.
  • La segunda semana de octubre, un joven de aproximadamente 27 años, se quitó la vida colgándose con una soga de un poste en la puerta de su casa ubicada en la urbanización Belenpampa del distrito de Santiago.

El suicidio es un problema grave que afecta a muchas personas que atraviesan situaciones difíciles y que tienen una salud mental deteriorada. El 10 de septiembre, se conmemoró el Día Mundial para la Prevención del Suicidio con el lema «Creando esperanza a través de la acción».

La Organización Mundial de la Salud (OMS) lanzó una guía para los profesionales de la comunicación sobre cómo informar responsablemente sobre el suicidio. En Cusco hubo pasacalles para sensibilizar a la población sobre este tema.

Según la psicóloga María Luisa Rojas Astete, coordinadora de salud mental de la gerencia regional de Salud del Cusco, la muerte por suicidio no soluciona los problemas y solo genera más sufrimiento y depresión a las familias. La profesional lamenta que dos adolescentes hayan tratado de quitarse la vida lanzándose de los puentes peatonales en la Ciudad Imperial. Por eso, desde la gerencia regional de Salud, se proponen sensibilizar y promover actividades públicas para prevenir estos hechos.

Rojas Astete explica que una de las causas principales de los intentos de suicidios es la alta depresión. Esta puede estar relacionada con la falta de trabajo, los problemas sentimentales, la violencia familiar y otros factores que afectan el bienestar emocional.

Qué hacer para cuidar la salud mental en Cusco

Además, es importante que los jóvenes cusqueños reciban apoyo psicológico y emocional para afrontar las consecuencias de la pandemia y otros problemas. Algunas de las recomendaciones son:

  • Buscar ayuda profesional cuando se sientan abrumados, tristes o angustiados. Los centros de salud y hospitales especializados, los centros de culto y los servicios en línea, son algunos de los recursos disponibles.
  • Mantener una rutina diaria que incluya hábitos saludables como dormir bien, alimentarse sanamente, hacer ejercicio y evitar el consumo de alcohol y drogas.
  • Expresar sus emociones y sentimientos con personas de confianza como familiares, amigos o profesores. Evitar el aislamiento y mantener el contacto con sus redes sociales a través de medios virtuales.
  • Realizar actividades que les gusten y les generen placer como leer, escuchar música, dibujar, jugar o meditar. Buscar espacios para relajarse y distraerse del estrés.
  • Evitar el exceso de información que pueda generar ansiedad o miedo. Mantener una actitud positiva y esperanzadora frente al futuro.

Lee la nota original aquí o visita Cusco Post, integrante de la Red de Medios Regionales del Perú.

Noticias recientes
- Advertisement -spot_img
Noticias
- Advertisement -spot_img