El domingo 26 de junio, Ricardo Gareca llegó a Lima junto a su comando técnico (Néstor Bonillo y Sergio Santín) para definir su futuro al mando de la selección de fútbol.

Esta mañana hubo una reunión entre el argentino y el presidente de la Federación Peruana de Fútbol (FPF), Agustín Lozano. Lo cierto es que existen condiciones del extrenador de la U para aceptar la propuesta, es decir, trabajar desde las bases del fútbol peruano.

En conferencia de prensa realizada la semana pasada, el director deportivo de la FPF, Juan Carlos Oblitas, comunicó que hay varios aspectos discutidos junto al ‘tigre’ con el objetivo de que si continúa durante un proceso más con la selección nacional, se plantee un trabajo integrado.

Esos puntos son fundamentas: trabajar con las divisiones menores (espacio, entrenamientos, búsqueda de talentos); categorizar desde sub12 hasta sub20, donde exista una escala progresiva de acuerdo al rendimiento y evolución del futbolista; realizar un campeonato profesional de la Liga 1 con menos equipos y con más competitividad; concentración en la formación de los menores (alimentación, psicología, orientación táctica), entre otros.

Si existe la predisposición de que la FPF acepte estos puntos bien propuestos por Oblitas y Gareca, existe gran posibilidad de que ambos permanezcan en sus cargos en favor del desarrollo del fútbol peruano.